Disminuye los riesgos de la internación institucional, infección intrahospitalaria, traumas psicológicos y otros. Episodios de confusión mental y/o depresión en adultos mayores.